El Yacimiento |Sector 10

Historia del Sector 10

En el invierno de 2006 a 2007 el Gobernador de Luxor, junto con el Consejo Supremo de Antigüedades, mandó demoler el poblado moderno que se levantaba en la falda de la colina al suroeste del yacimiento, realojando en casas nuevas a sus ocupantes. Aprovechando esta circunstancia, en 2008 se solicitó y se obtuvo una ampliación notable de la concesión arqueológica. Tras retirar los escombros y limpiar la zona, comenzamos la excavación del denominado “Sector 10” y a tres metros por debajo del nivel del suelo de las casas comenzó a salir a luz parte de la necrópolis de la familia real de la dinastía XVII (ca. 1600 a. C.), e incluso enterramientos de la dinastía XI (ca. 2000 a. C.), algunos saqueados entre el Tercer Periodo Intermedio y la época saíta (ca. 1000-650 a. C.), pero otros intactos desde su inhumación.

La excavación y posterior estudio del Sector 10, al suroeste del patio de entrada a la tumba-capilla de Djehuty (TT 11), supone una aportación científica relevante al campo de la egiptología, pues ofrece nueva documentación (tanto inscripciones como cultura material) asociada a individuos de la élite tebana de dos periodos de la historia de Egipto todavía hoy con muchos interrogantes, denominados precisamente por ello “periodos intermedios”, como son las dinastías XI y XVII. Por otro lado, los hallazgos efectuados en el Sector 10 permiten aproximarnos a algunas posibles razones que pudieron barajar Djehuty y Hery, entre otros, para ubicar sus monumentos funerarios al pie de la colina de Dra Abu el-Naga, y así tratar de comprender mejor los monumentos en su contexto topográfico y arqueológico, es decir, la relación existente entre monumentos contemporáneos, así como entre éstos y otros más antiguos. En definitiva, nos encontramos en una posición idónea para poder analizar, comprender y explicar de forma sincrónica y diacrónica parte de la necrópolis de la antigua Tebas.