30 enero 2010

Después de la lluvia los días se han enfriado bastante y, a pesar del frío mañanero, se agradece sobre todo cuando se trabaja en el exterior. José Miguel e Ibrahim han comenzado a excavar en el pozo de arriba y, junto a ellos, Hassan y Adam han seguido excavando en las estructuras de adobe alrededor de la capilla. En la zona sur del Sector 10, Angie y Saabut continúan excavando alrededor del pozo y, a última hora de la mañana, parece que sale a la luz el brocal de adobes de un nuevo pozo , paralelo al anterior. Entre medias de ambos, más cerámica caída sobre el suelo de entonces.

Dentro de la tumba de Djehuty, Nieves y los restauradores egipcios han estado haciendo pruebas con un aparato de ultrasonido y vibroincisor, para limpiar los barros que se han quedado incrustados en la superficie de las paredes del pasillo y de la capilla. Previamente, tuvimos que comprar en Luxor un pequeño compresor. La utilización de esta herramienta de conservación la propuso hace ya unos años Leandro de la Vega, pero no conseguimos llevarla a la práctica. Desde aquí, ahora, nuestro más cariñoso recuerdo a un gran profesional, compañero y amigo. Y la verdad es que los resultados son muy buenos, la limpieza es mucho más rápida y eficaz, y están saliendo a la luz grafiti demóticos que no se veían en absoluto.

También dentro de la tumba de Djehuty, Lucía está juntando fragmentos de estuco con escritura que encontramos en el suelo de la cámara pintada de Djehuty. Más arriba en la colina, Miguel Ángel continúa limpiando y consolidando las pinturas de la capilla ramésida. Por su tamaño acogedor, la música que pone Miguel Ángel para trabajar y su buen humor, le hemos colgado un cartel a la entrada y la llamamos el “Ibis Bar”.

También dentro de la tumba de Djehuty, Lucía está juntando fragmentos de estuco con escritura que encontramos en el suelo de la cámara pintada de Djehuty. Más arriba en la colina, Miguel Ángel continúa limpiando y consolidando las pinturas de la capilla ramésida. Por su tamaño acogedor, la música que pone Miguel Ángel para trabajar y su buen humor, le hemos colgado un cartel a la entrada y la llamamos el “Ibis Bar”.